Cada semáforo de las calles dominicanas está llena de niños pidiendo limosna. la imagen es tan común, que ha desensibilizado a toda la población.  A traves de esta campaña quisimos mostrar al niño detrás del estereotipo e invitar a la discusión sobre los niños de la calle.