Coca-Cola convirtió sus máquinas en centros de donaciones para recaudar fondos por la construcción de casas para las personas que viven en pobreza extrema.